Ver carro 0 items en el carrito
Iniciar sesión de usuario
Bodega San Isidro

Otras actividades

La Cooperativa desarrolla otras actividades de interés para los agricultores de la zona.

Nuestros vinos

La bodega elabora vinos tintos y rosados, de las propias uvas que aportan sus socios.

La prima por arrancar viñedo reduce la producción en Muniesa. La única cooperativa del vino de las Cuencas Mineras se resiste a desaparecer



La única cooperativa vitivinícola que tiene la Comarca de las Cuencas Mineras, la de San Isidro en Muniesa, está resistiendo el embate que produce la subvención por arrancar vides. Cada año, la producción de vino de esta cooperativa se reduce, pero los pocos jóvenes agricultores que hay quieren continuar con una tradición en una zona, que produce unos caldos de una alta graduación, gran calidad y económicos.

La sociedad cooperativa San Isidro de Muniesa se creó en los años cincuenta del siglo pasado precisamente para dar salida a la producción de vino de los agricultores y para que éstos tuvieran unos mejores servicios agrícolas. La cooperativa de Muniesa tiene actualmente secciones de cereal, abonos, gasóleo, recogida de almendras y productos fitosanitarios. 

El bodeguero y encargado de la cooperativa San Isidro de Muniesa, Angel Pueyo, recordó que en en aquellos años había mucha viña y hasta los años 70 no se paró de crecer.  El presidente de la cooperativa, José Lou, señaló que se recogían 3,5 millones de kilogramos de uva y se producían 3 millones de litros. Pueyo apuntó que se tuvo que construir unos grandes depósitos, fuera de las instalaciones a cubierto, que ya  no se utilizan como tampoco todos los depósitos interiores. En la campaña del pasado año en la cooperativa San Isidro de Muniesa se recogieron apenas  400.000 kilogramos de uva. “En la campaña de 2008 se recogieron medio millón de kilogramos y la que viene será menor que la del pasado año”, anunció Pueyo. 

El declive de la producción de uva en la única cooperativa vitivinícola de la Comarca de las Cuencas Mineas se debe según reseñó su presidente, José Lou, a la prima que se da por el arranque de vides y porque apenas quedan agricultores en activo. “Yo mismo ya no vendimiaré este año. He arrancado todas la vides que tenía”.

La prima que se da por arrancar las vides proveniente de la Unión Europea es según la producción, desde los 1.700 euros la hectárea a los 6.000 euros.

Pese a esta situación de declive que se plasma cada año, la cooperativa vitivinícola de Muniesa no tiene previsto cerrar sus instalaciones, ya que los pocos jóvenes agricultores quieren seguir cultivando vides pero emparradas, según reseñó Angel Villuendas. “Yo he arrancado toda la viña vieja y he puesto una nueva, con 5 hectáreas emparradas. Los pocos jóvenes agricultores que estamos, continuaremos. Tenemos que agarrarnos a lo que haya para sobrevivir”, comentó. 

La cooperativa de Muniesa vende vino a granel y embotellado. La marca que comercializa el vino a granel es “Miguel de Molinos” y embotellado “Viña Masora”. El precio del litro de vino a granel es de 80 céntimos y el embotellado de 2 euros.  El bodeguero Angel Pueyo comentó que el embotellado lo hacen distintas empresas a las que se realiza el encargo, pero no la cooperativa. “La cooperativa tiene tolva de descarga, estrujadora, bomba para el trasieguo del vino, prensa y depósitos, pero no embotelladora”.

El vino que se produce en Muniesa y zona de influencia y que trabaja la sociedad cooperativa San Isidro Labrador es de muy buena calidad a decir por los entendidos y también de una alta graduación alcohólica, ya que alcanza los 14,5º. El bodeguero Angel Pueyo recordó el tiempo que había gran producción  y venían a comprar el vino tinto en cisternas desde Cataluña y el rosado de La Rioja y Navarra.